Select Page

El artículo pasado introduje el concepto de la Metodología para Operaciones Legales Ágiles, o dicho en otra forma, las pautas o principios para que los abogados hagamos nuestro trabajo de la mejor manera posible: eficiente, sencilla, útil, y sobre todo cada vez mejor.

Esta metodología esta basada en la filosofía gerencial y de producción que ha aplicado Toyota (The Toyota Way), reconocida como referencia mundial en la implementación de modelos de producción, ventas, y administración, ágiles y sobre todo que mejoran continuamente.

Como cualquier metodología, la que queremos estructurar para lograr operaciones legales ágiles se construye sobre una serie de principios; mejor llamémoslo cimientos. Y hay uno que para mí es el principal: EL RESPETO POR LAS PERSONAS.

El respeto por las personas, como base para ser mejores abogados, se debe ver desde varias perspectivas. La primera es el respeto que debemos tener por nuestros clientes. Nuestra actividad es un servicio, y un servicio siempre tiene un beneficiario. Una persona que necesita que su abogado le brinde una asesoría efectiva, que lo ayude a defenderse en un litigio, que diseñe el mejor esquema posible para desarrollar un negocio. Es fundamental que los abogados siempre pensemos en esas personas que están esperando y necesitando que se les preste el mejor servicio posible; es por esto por lo que el inicio de cualquier actividad por parte de un abogado debe ser entender e interiorizar no solamente las expectativas, necesidades, y objetivos de nuestros clientes, si no también sus riesgos, preocupaciones, y debilidades. De esta manera, podemos realmente asegurarnos que todo lo que hagamos estará enfocado y dirigido a ayudarle a nuestro cliente, buscando su máxima satisfacción y beneficio.

Otra perspectiva fundamental del respeto por las personas como base para ejecutar nuestro trabajo de manera más ágil y eficiente, es el respeto que debemos tener por nuestro equipo de trabajo. Sin importar los años de experiencia o el nivel de especialidad que puedan tener, todos los miembros de un equipo pueden aportar a prestar un mejor servicio legal; y siempre debemos reconocer ese aporte y potencializarlo. El abogado con menos experiencia puede pensar en la mejor solución a un problema legal, o puede ser el que mejor entienda y se comunique con nuestro cliente.

También es importante respetarnos a nosotros mismos; los mejores conceptos legales, las mejores estrategias de defensa en un litigio, el manejo más adecuado de un paro promovido por un sindicato, provienen de abogados centrados y tranquilos. Tenemos que ser conscientes de controlar los niveles de estrés para tener una buena salud que nos permita realmente hacer nuestro trabajo de la mejor manera posible.

Por último, el respeto por las personas implica el respeto por nuestro país, por nuestra sociedad. Como lo expliqué en mi artículo anterior, el estado colombiano está conformado mayoritariamente por abogados: la mayoría de los funcionarios de gobierno y de los congresistas son abogados, y por supuesto la totalidad de los jueces. Que los abogados tengamos como cimiento, como base de nuestras actividades profesionales el respeto por nuestro país hará que consolidemos una fuerte dinámica de desarrollo social y económica; y ojala, que alcancemos mayores niveles de equidad.

Mauricio Gutiérrez
Mauricio Gutiérrez
Temas: Estructura de Negocios - Fusiones y Adquisiciones - Transporte y Logística - Litigios
Mauricio tiene amplia experiencia en el manejo del componente jurídico de los negocios. Ha participado en procesos de fusiones y adquisiciones en el sector salud, educación, construcción, e infraestructura, y en la estructuración de proyectos de inversión nacional y extranjera en exploración y explotación petrolera, agroindustria, reaseguros, banca de inversión y comercialización de productos, entre otros.
Ha sido apoderado de empresas nacionales y extranjeras en procesos judiciales, arbitrales y administrativos relacionados con franquicia, responsabilidad civil contractual y extracontractual, competencia desleal, y transporte marítimo, aéreo y terrestre.