Select Page

El sector financiero y bancario se ha caracterizado por estar a la vanguardia en temas de transformación digital y por la constante inclusión de soluciones tecnológicas motivadas, sobre todo, por las nuevas demandas de servicios de sus usuarios.

A partir de esto, las cuentas de ahorro de trámite simplificado han tomado cada vez más fuerza, especialmente en nichos de pequeños emprendimientos y en un público joven, ya que para su creación solo se requiere un teléfono celular y la cédula de ciudadanía.

En el caso de Lorena, por ejemplo, una administradora de empresas recién graduada, sin historia laboral ni crediticia, que ha decidido iniciar un negocio de venta de ropa por internet, este tipo de cuenta le permite manejar el dinero de su negocio -principalmente para recibir dinero de sus clientes y realizar pagos a sus proveedores en línea- por medio de una aplicación alojada en su teléfono móvil.

Como su negocio apenas está iniciando, esta solución le evitará todo el formalismo que implica crear una cuenta de ahorros tradicional. No tendrá que ir hasta la oficina del banco, entregar información personal y laboral, y contar con un valor mínimo de consignación para acceder a una cuenta.

Adicionalmente, el uso de esta cuenta no le generará costos por transacciones, cuotas de manejo ni el famoso 4x1000. Sin embargo, al ser una cuenta de ahorros de trámite simplificado, tiene límites para sus transacciones mensuales (no podrán superar los a 3 SMLMV ni tener más de 8 SMLMV disponibles como saldo en la cuenta).

Ahora bien, si el negocio crece y con este sus transacciones, el usuario podrá eliminar esos límites, convirtiendo su cuenta de ahorros en una cuenta “tradicional” pero completamente digital. Entonces, Lorena, podrá seguir desarrollando su negocio por internet, todo manejado y organizado desde cualquiera de sus dispositivos electrónicos.

La utilidad de la banca digital no solo está en la reducción considerable de los costos para el usuario, su valor agregado real está en la facilidad de uso y en la poca “tramitología” para dar apertura a una cuenta. Los medios tecnológicos actuales permiten que con total seguridad y confianza sea posible manejar los dineros a través del celular, garantizando que el titular sea la única persona a la que tenga acceso. Los procesos de identificación por biometría y la inclusión de claves de acceso (firmas electrónicas) permitirán apalancar dicha confiabilidad.

De esta manera, la migración hacia una banca digital permitirá que personas naturales, que no tienen confianza o no pueden acceder al esquema tradicional de bancos, cuenten con una herramienta que les dé historia crediticia.

LO QUE DICE LA LEY

Mediante la Circular Externa No. 053 de 2009 la Superintendencia Financiera de Colombia habilitó las Cuentas de Ahorros de Trámite Simplificado (CATS). Algunas características adicionales son: i) Los costos son mucho menores al de las cuentas tradicionales; ii) Son exclusivamente para personas naturales; iii) La cuenta se puede marcar como exenta del Gravamen a los Movimientos Financieros (4 x 1000); iv) No maneja tarjeta débito; v) Las transacciones se hacen a través del celular o internet; vi) No se envían extractos físicos pero el banco habilita un canal para que estos sean consultados; vii) Se pueden hacer retiros en algunos cajeros o en Corresponsales no bancarios, a través de la asignación de una clave; viii) A través del celular o banca electrónica se pueden hacer pagos, transferencias y consultar saldo.

Nicolás Fernández de Castro
Nicolás Fernández de Castro
Temas: Derecho Comercial - Telecomunicaciones - Propiedad Industrial - Competencia
Nicolás ha asesorado a empresas nacionales y extranjeras en la estructuración de esquemas de comercialización de bienes y servicios, especialmente en el desarrollo de contratos de distribución y corretaje a nivel nacional e internacional; en el manejo y operación de contratos de franquicias, así como en contratos de transferencia de tecnología; ha participado en la definición de sistemas de contratación para el sector de las TIC's, principalmente para empresas prestadoras de servicios de Valor Agregado y para desarrolladores de software. Cuenta con amplia experiencia en el desarrollo de mecanismos de protección en materia de Propiedad Industrial e Intelectual.