Select Page

Evite que un divorcio se convierta en una crisis laboral

Que los empleados puedan separar la vida personal de la profesional, dejar los problemas en casa y tener una buena actitud en la oficina, sería el escenario ideal para las empresas y el entorno laboral.

Sin embargo, es imposible desconocer cómo las situaciones positivas, pero sobre todo las negativas que enfrentan las personas a diario afectan no solo su estado anímico y su vida personal, sino que impactan en materia de eficiencia y productividad su rol en las organizaciones, tal como en el caso de un divorcio.

Pero ¿cómo llevar este proceso doloroso, molesto e inquietante en el plano profesional sin que se vea afectada la dinámica de un equipo de trabajo?

Para Isabela Silva, psicóloga organizacional y Coordinadora de Recursos Humanos en el Grupo Altum, es fundamental que las empresas estén preparadas para dar soporte a los trabajadores que enfrentan crisis personales, como la generada por un divorcio.

De esta manera, se deben fomentar espacios de acompañamiento profesional, en psicología y asesoría legal, que permitan a la persona llevar el proceso de la mejor manera por medio de terapias de crisis y orientación frente a sus preocupaciones jurídicas y económicas.

Además, es muy importante que las compañías generen relaciones de confianza y motiven la comunicación de sus empleados con sus jefes directos y los responsables de talento humano.

Ya que cualquier líder debe estar al tanto de lo que sucede con el personal a su cargo para que pueda apoyar estos procesos, por ejemplo, con los tiempos y permisos necesarios, así como un cambio de ritmo provisional en el cumplimiento de las responsabilidades e indicadores de gestión del trabajador.

De otro lado, Silva propone crear programas de beneficios para los trabajadores, que puedan aportar a su bienestar con el aprovechamiento del tiempo libre, por medio de actividades que sean de su interés, como prácticas deportivas, culturales, viajes o actividades sociales.

Finalmente, recomienda llegar a un acuerdo con la persona para que decida hasta dónde quiere hacer partícipe de la situación a su equipo de trabajo más cercano y hacer un acompañamiento en la socialización de su divorcio con sus compañeros, de manera profesional y respetuosa, para evitar convertirlo en chismes de pasillo.

“Estos procesos no tienen una duración específica, dependerán más de la capacidad de resiliencia que tenga la persona para afrontar el divorcio, a partir de los mecanismos de defensa que le propicien los estados de seguridad y confiabilidad, y de esta manera lograr afrontar los obstáculos, tolerar la presión y buscar objetivos en beneficio propio a corto, mediano y largo plazo” concluye Isabela

La asesoría legal, una opción inexplorada como beneficio laboral

Los problemas que enfrentan las personas por fuera de las organizaciones no solo impactan sus vidas personales, en la mayoría de los casos, el daño se extiende a sus áreas de trabajo y a los resultados generales de las empresas.

Pese a que esta es la realidad para muchas personas naturales, en Colombia, la prevención y asesoría en asuntos legales no es un tema en la agenda de los programas de beneficios, en los que es más común encontrar descuentos para gimnasios, pasadías en centros recreacionales, o un día extra de descanso al año, entre otros.

Como en el caso de Imelda González, quien gana $1.565.000 mensuales (es decir, dos salarios mínimos); con los cuales debe mantener su hogar: pagar la educación de sus dos hijas, transporte, vivienda y alimentación. Además, debía pagarle $240.000, a la señora que desde hace dos años le ayudaba en su casa, cuidando a sus hijas dos veces por semana.

Como persona natural Imelda resultó inmersa en una demanda en su contra, presentada por quien cuidaba a sus hijos, por el no pago de seguridad social y parafiscales.

En este asunto, el juez puede decretar el pago de una indemnización cercana a los $8.000.000, teniendo en cuenta que deberá cubrir lo equivalente al tiempo de no pago de: cesantías ($480.000), prima ($480.000) intereses de cesantías ($58.000), seguridad social ($922.000), sanción moratoria ($6.000.000) e intereses de mora en aportes a seguridad social.

Finalmente, si a este escenario le sumamos el pago de honorarios del abogado que deberá contratar para hacer frente a este caso, es decir, cerca de $2.500.000, definitivamente tenemos un empleado angustiado, ausente, poco productivo e incluso con afectaciones en su salud.

Por esto, las empresas deberían considerar realizar alianzas con las firmas de abogados cercanas y negociar dentro de sus contratos, paquetes de asesoría gratuita y acompañamiento legal para sus empleados con menores ingresos.

Esta cultura legal tiene un mayor auge en otros países. Según una encuesta realizada por Epoq, en la que participaron 2.002 adultos británicos, más del 80% de los empleados valoran los servicios de pensiones, salud, legales y de protección, muy por encima de los beneficios como la membresía en gimnasios (62%).

Finalmente, un asunto legal a menudo está relacionado con preocupaciones financieras, por esto, ofrecerle a un trabajador un plan que le permita tener acceso a un abogado para enfrentar problemas legales ordinarios no solo les va a ahorrar tiempo y dinero, sino que les permitirá mantenerse enfocado y ser más productivo.

“Tenemos que dejar de pensar en la ambición femenina como algo negativo”: Sheryl Sandberg Directora Operativa de Facebook

Todos los días se dice que el mundo está cambiando, las relaciones, la tecnología y la forma de actuar de las personas, sin embargo, y a pesar de la evolución de la que tanto se habla, aún quedan temas como la equidad de género en el mundo corporativo que tiene grandes saldos pendientes.

En una entrevista con Reid Hoffman, Sheryl Sandberg Directora Operativa de Facebook, se refiere a la poca incidencia que aún tienen las mujeres en el escenario del liderazgo empresarial, no del todo por la falta de oportunidades si no, en cierta parte, por falta de ambición femenina.

A primera vista pueden ser declaraciones que generen gran polémica, sobre todo a la luz del tradicional discurso feminista de la falta de oportunidades, sin embargo, es clave analizar que se trata más de un llamado a las mujeres a confiar en sí mismas y en sus capacidades, y a los hombres a apoyar ese crecimiento, a contratarlas y promoverlas más para que puedan crecer en las organizaciones.

De otro lado, más allá de la guerra de géneros y las potencialidades de cada uno, es valioso rescatar el llamado que hace Sandberg hacia la educación de las generaciones venideras, esa invitación a las mujeres de hoy a ser ambiciosas y enseñar esto a las niñas, a quitarles la connotación negativa de la ambición para que puedan tener confianza en sí mismas y plantearse objetivos para ellas, a pesar de las presiones sociales que tratan de alejarlas de sus metas.

Así, seguramente los escenarios que se repiten hoy en los estudios sobre la participación de las mujeres en las juntas directivas, en las que se toman las grandes decisiones corporativas y se cierran las mejores negociaciones, con la presencia mínima de mujeres sentadas en la mesa, y los créditos de sus ideas y logros muchas veces ignorados o atribuidos a sus colegas o jefes -sin que alguno salga en su defensa- seguramente comenzarían a transformarse en oportunidades de posicionamiento de las capacidades femeninas, para que finalmente puedan destacarse y ser valoradas como piezas clave en el éxito de los negocios.

Por esto, vale la pena recalcar la labor que la Directora Operativa de Facebook realiza desde su fundación Lean In Circles, en la que busca generar redes de apoyo para empoderar a las mujeres alrededor del mundo y aportarles herramientas a partir de programas de educación ejecutiva, puestos línea de manera gratuita para que cualquiera pueda acceder y aprender de ellos.

Oiga la entrevista completa en Stitcher